Don Mundy, empoderamiento en el Mall

Alimentos Don Mundy inició con 3 trabajadores, y ahora genera 22 empleos directos y alrededor de 50 indirectos, a través de alianzas con agricultores de Parramos, Chimaltenango,

En los estantes se encuentran miles de productos con historia y que gracias a los esfuerzos de las personas que soñaron con ellos, no solo tienen la oportunidad de darle una mejor vida a sus familias, sino que se convierten en una cadena económica que beneficia y une a los guatemaltecos a través de diferentes emprendimientos en todo el país.

Esta es la historia de Edmundo Bermúdez, un hombre apasionado por los negocios, que soñaba con darle lo mejor a sus hijos y crear una empresa que pudiera generar empleos, con ese propósito comenzó a explorar distintos negocios. Fue así como en 1996, Edmundo a quien sus allegados llamaban “don Mundy”, fundó la empresa que lleva su nombre y con el pasar de los años produjo su producto líder: el chimuchurri Don Mundy.

La compañía recientemente cumplió 25 años de trayectoria en el mercado guatemalteco y en la actualidad se encuentra a cargo de sus dos hijas Adela Bermúdez, quien ocupa el cargo de gerente general, y María Isabel Bermúdez, quien con la idea de apoyar e integrarse en el negocio de su padre, buscó prepararse profesionalmente, estudiando ingeniería en alimentos y ahora es la gerente de calidad y desarrollo de alimentos.

Alimentos Don Mundy forma parte de Una Mano Para Crecer de Walmart, desde hace varios años. Este programa apoya 169 PyMES en Centroamérica, de las cuales 42 son lideradas por mujeres guatemaltecas. María Isabel señala: “para nosotros formar parte de Una Mano Para Crecer ha sido una gran experiencia, ya que nos ha brindado mucho conocimiento a través de cursos y talleres, mismos que nos han fortalecido en áreas de la empresa como finanzas y mercadeo, y gracias a ellos hemos crecido como compañía.”

Generando oportunidades

La empresa ha buscado a productores que dentro de sus procesos hagan uso de buenas prácticas agrícolas. “Nosotros tenemos un contrato con los agricultores donde supervisamos las siembras y si todo está en perfectas condiciones nos comprometemos con ellos a comprar cierta cantidad, esto con el fin de poder garantizarle a nuestros clientes la mejor calidad y frescura en todos los vegetales que utilizamos para la elaboración de nuestros productos, lo cual también nos ha permitido apoyar a los agricultores de la región, al comprar materia prima local.” indicó María Isabel.

Tags from the story
, ,
More from Rafael Cañas

Voluntariado: ¿altruismo o explotación y abuso?

La esencia del voluntariado se desvirtúa cuando se pretende utilizarlo para paliar...
Read More